Proceso


En Heredia Molinos S.A, el proceso de molienda comienza en los campos con un estricto control de calidad a nuestra principal materia prima, el trigo, los cuales además son controlados exhaustivamente día a día en cada una de nuestras plantas y centros de acopio según procedimientos estandarizados de trabajo y basado en la Norma Chilena del Trigo. Una vez definido los criterios de aceptación, los distintos lotes de trigo se clasifican de acuerdo a sus calidades y son almacenados en los distintos silos y bodegas, previo paso por una serie de máquinas de limpia, separadoras, imanes y despedradoras. Esta etapa del proceso es crítica ya que definirá en gran medida el éxito final en la obtención de una harina de calidad.

Las distintas mezclas de trigos elaboradas por nuestro departamento de desarrollo se basan en la incorporación de trigos nacionales e importados los cuales previo acondicionado y reposo son triturados por nuestros bancos cilíndricos y separados en forma gradual por los cernedores. Estos clasifican el producto en sus distintas etapas para producir una harina de buena calidad, además acá se obtiene los sub-productos, como ejemplo el salvado y la harinilla.

Del mismo modo que los bancos de cilindros son el elemento básico en el molino, el cernedor plano es el sistema de mayor uso y eficiencia para la clasificación de dichos productos.

 El cernedor en su estructura esta formada por una serie de compartimentos que contienen un conjunto de mallas o telas de cernidos superpuestas a través de las cuales se desplaza un flujo de partículas, que viniendo normalmente de una molienda previa presenta una dispersión granulométrica bastante amplia.  De acuerdo a un esquema técnico, el producto se clasifica en grupos de partículas mas uniformes que se destinan  a otros procesos, siendo la fracción más fina una de las corrientes de harina como producto final.

 A grandes rasgos el diagrama de flujo del molino se resume en triturar y cernir, pero en nuestro proceso se ha incorporando bastante maquinaria para asegurar un sistema de calidad e inocuidad, trabajando principalmente con turbo tamices verticales y horizontales los cuales están ubicados antes de  que el producto llegue a las  los silos de almacenaje.

Todo este complejo proceso productivo esta diseñado y orientado a lograr harinas de calidad e inocuidad total las cuales en su vasta gama pueden ser usadas ampliamente en panadería y pastelería tanto a nivel casero como industrial.